La importancia de la enfermera en la atención de pacientes con padecimientos del corazón

por | 23 mayo, 2011

Una causa de riesgo cardiovascular es una característica biológica o un hábito que eleva la probabilidad de padecer o perder la vida por una afección del corazón.

Evitar la enfermedad, el cuidado de y tratar a pacientes con enfermedades del corazón es una deber del Sistema de Salud, ya que las afecciones relacionadas con el sistema cardiovascular son una de las principales causas de fallecimiento en naciones del primer mundo, y por ende esta especialidad está muy demandada, posee gran futuro y excelentes perspectivas de trabajo dentro del contexto sanitario. Por esta razón, el personal de enfermería especializados en la esfera cardiovascular son profesionales de mucho prestigio y gran proyección profesional.

El personal de enfermería preparado con un curso de enfermería cardiovascular puede desplegar un mejor y más cercano cuidado los enfermos con problemas cardiovasculares.

El profesional de Enfermería al haber cursado un Programa Superior Universitario de Enfermería Cardiovascular tiene actualmente un trabajo de vital importancia en el control del paciente con riesgo cardiovascular, tanto en la diagnosis como en su ulterior seguimiento.

En el diagnóstico, la enfermera puede realizar una investigación ocasional de pacientes, sirviéndose de cualquier visita por otro motivo; por ejemplo, tomarse la presión arterial, sanar una herida), o someterse a un chequeo periódico. Una vez confirmado el resultado de un enfermo, según su riesgo cardiovascular y ya determinado su tratamiento, empieza la etapa de seguimiento, y es en la consulta de Enfermería donde se efectúan un número mayor de visitas programadas, hasta conseguir el fin del tratamiento. Los sistemas de monitoreo y control de enfermedades crónicas que se llevan a cabo en los centros de salud causan que la enfermera sea la la encargada de seguir el estado de los aquejados, especialmente los hipertensos, dislipémicos, obesos y diabéticos, todos con un factor de riesgo cardiovascular mayor.

Entre las funciones del profesional de Enfermería en el control de la persona con riesgo cardiaco, podemos encontrar los siguientes:

Determinar otros indicios que sugieran lesión en órganos fundamentales o condiciones clínicas asociadas

Comprobar el cumplimiento del tratamiento

Detectar a tiempo efectos secundarios al tratamiento;

Promover costumbres de vida saludables;

Exploración física: tomar presión sanguínea, ritmo cardiaco, peso, estatura, etc.

Realización de exámenes adicionales como ECG, extracci’on de sangre, etc

El profesional de Enfermería tiene un rol esencial en el descubrimiento y cuidado de pacientes con riesgos de dolencias del corazón brindándoles las acciones preventivas y curativas de rigor, fomentando educación de salud mediante sugerencias sobre alimentación y modos de vida cardiosaludables, recalcando en el valor del ejercicio físico.

Deja un comentario