Contrastar la información médica

Las consultas médicas en Internet, han crecido en forma exponencial desde que se popularizó este medio y además muchos sitios han hecho precencia en el mismo en esta temática, llegando a niveles tales que una consulta en un buscador de la palabra ” migraña “, devuelve una lista de 15 millones de resultados.

Esta situación plantea una serie de cuestionamientos como es el conocer el grado de confiabilidad de la información que presentan los mismos y la responsabilidad que se asume en el caso de seguir las indicaciones o pautas que se indican en los mismos. Un punto de partida para dar un orden al tema es la existencia de un portar o puerta de enlaces a sitios web que cumplan con ciertos estándares.

El código HON de conducta, por ejemplo, dice que un sitio web no pretende sustituir a la relación entre médico y paciente y aconseja mantenerse alejado de los sitios que ofrecen un diagnóstico a través de correo electrónico.

El código también dice que un sitio debe dejar claro quién paga por ello y dar las calificaciones de los autores. El usuario debe leer la pestaña  “sobre nosotros” y “enlaces en contacto con nosotros ‘, que dan información acerca de cómo un sitio es financiado. Hay que tener cuidado con los sitios cuya  información no sea clara y transparente.

Hay algunos aspectos tener en cuenta en forma general para verificar la responsabilidad del sitio que se consulta. Por ejemplo la terminación del nombre del sitio web puede ser importante y se debe tener en cuenta que la terminacion “.ca” están a cargo de instituciones académicas, asi que son seguros aunque puede no ser comprensible para el usuario común ya que está dirigido a expertos en lugar de pacientes. Los nombres de sitios que terminan en “.org”, generalmente son administradas por organizaciones sin fines de lucro, incluídas organizaciones de caridad, mientras que los terminados en “. gob” son de organismos gubernamentales.

Otro indicador de la fiabilidad de un sitio es la frecuencia con que se pone al día. Si usted está leyendo la información que no ha sido alterado o editado por cinco años, podría ser falsa o engañosa y hay buenas probabilidades de que no le dará un panorama completo, así que asegúrese siempre de una fecha en el sitio.

Es conveniente no quedarse con la opinión de un sólo sitio, y es preferible cotejar la información y el asesoramiento de distintas organizaciones.
En algunos casos habrá diferencias legítimas de opinión sobre el mejor tratamiento o las perspectivas de una persona con una condición particular, pero cualquier sitio que te dice algo que no he encontrado en otro sitio, o derecho para ofrecer un «milagro único” curación, deben ser tratados con extrema precaución.